• WhatsApp: 959294460
  • RPM #959294460
  • Dirección: Pasaje Las Rosas 125
  • Urb. Villa Universitaria

CUELLO LARGO – EMPAREJANDO LA TESIS DE LOS SOBORNOS.

El polémico juez Richard Concepción Carhuancho, acababa de nivelar una parte de las injusticias que se viene respirando en la investigación lava jato. Los empresarios José Graña Miro Quesada y Hernando Graña Acuña de la constructora Graña y Montero, junto a Fernando Camet Piccone, de JJ Camet Contratistas Generales y José Castillo Dibos de Ingenieros Civiles y Contratistas Generales, han sido puestos bajo arresto preventivo para encarar una investigación por haber estado aparentemente coludidos con la constructora Odebrecht en toda esta maraña de sobornos. Con dicha detención, la fiscalía, va emparejando la tesis de que los empresarios con más presencia en el Estado en los millonarios contratos que se licitaban, estaban igualmente metidos hasta el cuello.

Cuando la investigación lava jato empezó a dar sus primeros remezones en la política local, la ira ciudadana estaba canalizada contra los políticos que estaban siendo mencionados, donde buena parte del empresariado que activamente había participado en las grandes obras de envergadura – hoy bajo investigación – estaban alejados de los reflectores de una acusación. Por sana lógica que suele sostener un acto de soborno, las sospechas para la fiscalía siempre estuvieron presentes, suponemos, que las primerizas suspicacias han sido fuertemente reforzadas con elementos persuasivos como para haber alcanzado una prisión. El viraje que acaba de dar dicha investigación, está completando la racional tesis de que en los actos corrosivos entre los funcionarios del Estado y los empresarios, suelen haber necesariamente dos o más partes, con el cual la danza de los comprendidos se empieza a iniciar.

El ajuste legal era necesario si la parte acusadora pretende avanzar a paso firme en todo este laberinto de acusaciones donde los coludidos sabían de toda la suciedad con la que estaban embarrando sus narices. Una de las hipótesis que se maneja es que los hoy encerrados, empiecen a mostrarse cooperativos para allanar el difícil camino que tiene la fiscalía en esta investigación. Todo va a depender de la solidez de las pruebas que se acopie contra los investigados para persuadirlos de no oponerse a la sindicación fiscal, algo difícil de lograr en un país con poca responsabilidad para admitir culpas. Algunos comentaristas están añadiendo a esta acción del juez Carhuancho, una especie de limpieza moral en todo este avance que se viene logrando.

La pregunta es, si la tesis viene siendo felizmente agrupada con aquellos que sobornaron y fueron sobornados, el círculo de acusaciones, puede cerrarse o aún da para más? La concepción general es que todos los acusados han sido tocados por los brazos de Barata, sin excepción alguna, salvo los férreos defensores que pululan por las redes. El camino para que Barata entre como colaborador eficaz viene siendo allanado, pero que suelte la lengua contra personajes que aún pesan en nuestra política, es un paso bastante serio a pensar. La información que ha ido dosificando sólo es parte de una estrategia por asegurar los activos de la constructora y los negocios a futuro. Así, su colaboración puede resultar eficaz solamente contra los más débiles políticamente, donde el cierre del círculo, para los más cuestionados, se puede empezar a cerrar.

Mario Calderón.

(Visited 31 times, 1 visits today)

Comentarios

comments

Comments

Leave a Reply

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>